7 consejos para afrontar tu primer día de trabajo

¿Nuevo en la empresa? Sigue estos 7 consejos para afrontar tu primer día de trabajo.

El primer día de trabajo no es fácil. Casi 7 de cada 10 estudiantes que salen de la universidad afirman tener temor ante su primer día en una empresa. En situaciones como esta, por muy seguros que parezcamos, es casi inevitable que aparezcan nervios y temores en nuestro interior.

¿Cómo serán mis jefes? ¿Me aceptarán bien los compañeros? ¿Qué actitud debo mostrar? ¿Será el trabajo exactamente como me han prometido? De seguro la noche anterior hemos estado repitiéndonos todas estas preguntas (y muchas más) y visualizando en nuestra mente cómo podría ser ese primer día en la empresa. Tú también lo has hecho. Pero es inútil.

En vez de malgastar tus energías y crisparte los nervios pensando en todas esas variables que no puedes controlar, lo que debes hacer es centrarte en todo aquello que sí puedes controlar: tu propia actitud y la imagen que proyectas.

Si sigues estos 7 consejos tienes todas las posibilidades de empezar con buen pie en tu primer día de trabajo.

Puntualidad


Llegar tarde a tu primer día de trabajo, desde luego, no es comenzar con buen pie en una empresa. Acude un poco antes de tiempo para ir presentándote. Al término de la jornada laboral, tampoco salgas el primero, no parecería que empiezas con la actitud adecuada.

Imagen


La imagen también es importante para no desentonar dentro de una empresa. Si ya pasaste pruebas de selección y conoces bien la imagen de marca de la empresa, debes respetarla lo máximo posible. No se trata de cambiar tu estilo radicalmente, puedes mantener tu estética pero adaptándola a la imagen de la empresa.

Por otro lado, en la imagen también influye mucho nuestro comportamiento verbal y, sobre todo, el no verbal. Debemos ser correctos, amables y parecer seguros de nosotros mismos.

Personalidad


Los primeros días de trabajo pueden marcar tu futuro en la empresa a medio plazo: la forma en que te tratan tus jefes y compañeros, la imagen que proyectas, la confianza que desprende tu actitud,etc. Ten personalidad y no te aísles, toma alguna decisión pequeña e interesante y consúltala con algún compañero. Comienza a demostrar que puedes ser un activo interesante, pero sin mostrarte demasiado ambicioso.

Interacción con los compañeros


Los compañeros de trabajo son como una pequeña familia con la que vas a compartir muchas horas de tu vida. Aprovecha el primer día para presentarte, aprenderte los nombres de tus compañeros y el funcionamiento de la empresa. No te preocupes, casi siempre hay alguien dispuesto a ayudarte en este sentido.

Acopio de información


Es básico que antes de comenzar a trabajar en la empresa (incluso antes de hacer una entrevista personal) sepas información sobre ella. También, durante los primeros días de trabajo, es recomendable que lleves una agenda (en papel o electrónica) en la que vayas apuntando toda aquella información importante y que debe ser tenida en cuenta.

Muestra interés


Pregunta a tus compañeros, déjate aconsejar, participa de las reuniones de equipo. Desde el primer momento debe dar la impresión de que tienes ilusión por formar parte del equipo. Tampoco hace falta estar molestando continuamente a los compañeros, también es importante que aprendas a resolver situaciones por ti mismo.

Piensa a corto plazo


Es solo tu primer día de trabajo, no pienses más allá. No magnifiques cualquier cosa buena o mala que suceda ese día. Es solo la primera toma de contacto. Ya tendrás tiempo de establecer objetivos a medio o largo plazo más adelante, cuando estés más asentado en la empresa.

Y por último, un consejo obvio: acuéstate pronto el día anterior y acude descansado. Levántate con tiempo, date una buena ducha y desayuna fuerte. Acude pleno de energías para enfrentarte al reto.